RESPUESTA A LA CRISIS DE SALUD MENTAL

Alerta, seguimiento y coordinación de expertos formados

¿Quién responde en su comunidad cuando alguien llama al 9-1-1 para informar de una crisis de salud mental?

¿Policía? ¿Paramédicos? ¿Bomberos? Sea quien sea, lo más probable es que no sea un experto en salud mental. Nuestra plataforma de respuesta comunitaria Beacon está cambiando esta situación.

Seminario en línea

En las noticias

Problema

El enfoque actual de la respuesta a las emergencias de salud mental tiene dos defectos fundamentales:

Las personas que responden a las emergencias de salud mental no están capacitadas

Los primeros intervinientes formales -en concreto, policías, bomberos, paramédicos y paramédicos- no reciben prácticamente ninguna formación sobre cómo responder y gestionar las emergencias de salud mental

Las personas formadas para gestionar las emergencias de salud mental no responden en persona

Las líneas telefónicas de crisis de salud mental suelen estar diseñadas únicamente para el asesoramiento telefónico; por lo general, no se ofrece asesoramiento en persona, y cuando se considera que la persona que llama es un peligro para sí misma o para los demás, el asesor de la línea telefónica recibe instrucciones de informar de la llamada al 9-1-1

Solución

Envíe consejeros de crisis de salud mental capacitados, con o sin socorristas formales, cuando alguien informe de una emergencia de salud mental al 9-1-1.

Es hora de modernizar los enfoques anticuados de la respuesta a las emergencias de salud mental. Al ofrecer el apoyo tecnológico y técnico que necesitan las comunidades y las organizaciones de defensa, Trek Medics puede ayudar a los socios a diseñar, probar, lanzar y gestionar sus propias redes de respuesta a las crisis de salud mental, y permitir que los consejeros de crisis formados se conviertan en participantes activos en la respuesta a las crisis de salud mental en sus comunidades. Mediante el uso de tecnologías de comunicación fácilmente disponibles, nuestra plataforma de despacho Beacon y nuestros conocimientos técnicos pueden facilitar a las organizaciones de defensa de la comunidad la tarea de alertar, coordinar y hacer un seguimiento de los consejeros locales de crisis con o sin el acompañamiento de los respondedores formales del 9-1-1.

Sabemos que son problemas importantes tanto por la experiencia como por la investigación: Como organización de paramédicos y paramédicas, podemos atestiguar personalmente unas cuatro horas de clase dedicadas a las condiciones de salud mental y a las emergencias. Sin embargo, una vez en la calle, en ciertas comunidades hasta el 50% de nuestras respuestas fueron por problemas relacionados con la salud mental y/o el abuso de sustancias. En el caso de las fuerzas del orden, un estudio de 2013 informó de que «hasta 1 de cada 10 llamadas de servicio policial implica a un individuo con una enfermedad mental grave». Sin embargo, un estudio de 2017 descubrió que solo 31 estados ofrecían formación formal sobre desescalada y salud mental para los agentes de nivel inicial, con una cantidad de tiempo de formación que oscilaba entre 2 y 40 horas de educación en el aula.

Y en cuanto al envío de expertos en crisis de salud mental a las escenas de las emergencias de salud mental, es una auténtica rareza cuando ocurre.

Afortunadamente, hemos creado una solución para garantizar que se envíe la respuesta correcta a la víctima adecuada en el momento adecuado.

Diseñar, probar, poner en marcha y estar preparados para ampliar un sistema de envío de emergencias para coordinar a los expertos locales en salud mental y a los consejeros de crisis en treinta minutos o menos.

Scroll al inicio